Bienvenidos al Website de los Diablos Festivos!

No hay duda de que la figura del diablo es simbólica, espectacular y política. Sin embargo, lo que hace que estos demonios sea festivos son las funciones que desempeñan en las fiestas, carnavales y otros contextos de celebración. A veces encarnan diabólicas amenazas a la Iglesia, el Estado, y otras formas de instituciones del orden. En ocasiones se les permite períodos de libre juego antes de ser frenados por las autoridades existentes y en otras sostienen un desafío de resistencia ante el orden oficial, casi siempre añadiendo una nota cómica a la mascarada en la que lo monstruoso es una forma que aunque aceptable es a la vez aterradora. Sin importar la forma en que aparezcan ni los diferentes estilos o matices que ofrezcan, los demonios festivos son encarnaciones de lo monstruoso de los "otros", o incluso en casos más constructivos, afirman un orden alternativo que re-configura la naturaleza y la función de fiesta y de lo carnavalesco.

El proyecto de los diablos festivos tiene como objetivo ayudar a conocer esta figura popular mediante el uso de vínculos y recursos que permitan conocer sus manifestaciones en varios lugares del continente americano. Esto mostrará que estos fenómenos no se dan aislados ni está limitados por fronteras nacionales. De hecho, si por ejemplo comparamos los demonios de la costa del Pacífico en México, que realizan lo que se conoce como El Juego de los Diablos, con los demonios caribeños de Loíza (Puerto Rico) o los de la costa noroeste de Venezuela, veremos cómo se hace presente la marca dejada por la diáspora africana y la diáspora de las comunidades afrodescendientes en el Caribe, que durante siglos han trabajado en red y compartido tradiciones. Por otro lado, estos vínculos y recursos nos permiten también dar cuenta de expresiones diversas, como por ejemplo los diablos que emergen en los Andes. Éstos tiene cola, piezas de oro en la cabeza, cuernos largos, curvos y difícil de manejar, y un atuendo real. Otras figuras distintas emergen en carnavales y fiestas populares como el 'Burning Man' en los Estados Unidos o el Carnaval de Trinidad. Algunos visten traje y corbata, otros visten harapos y se pintan de azul, representando peligros reales o al fuego y al poder de destrucción. Es importante indicar que con el estudio de este panteón de demonios festivos no se pretende comprender estas figuras como meros personajes de la fiesta y el carnaval, ni se busca identificar una estructura que los contenga. Más bien, se busca que el conocimiento histórico se haga evidente las formas de vestir, moverse y posicionarse de los diablos en relación con el evento y las diferentes comunidades en las que interactúan.

También creemos importante atender a los modos de producción presentes en estas manifestaciones y que contribuyen a la interpretación de las acciones de los diablos festivos. Por ejemplo, entre los 'diablos solitarios' está el diablo de Cumaná (Venezuela) que en las fiestas de carnaval apareció pintado de negro, con colmillos feroces y alas de murciélago durante todos los años en un periodo de cuarenta años. Este diablo se configuró a partir de un modelo de payaso teatral y psicológico que busca no sólo entretener en tato payaso enriquecido por las extravagancias de los diabólico. Incluso si la producción de este diablo incluye asistentes y niños que ayudan a hacer las alas diablo, no obstante difiere de la producción, por ejemplo, de las representaciones colectivas de los Diablos Danzantes de Naiguatá, pueblo ubicado a unos cien kilómetros hacia la costa. Allí, o incluso más al oeste y a lo largo de la costa de Aragua, el diablo festivo se vincula con manifestaciones religiosas de carácter comunal, llevadas a cabo por varios participantes que contribuyen con elementos claves como altares, vestuario de cientos de bailarines, ensayos, y procesiones que reúnen a menudo a miles de personas. Eventos como éstos afirman un vínculo comunal entre sus productores que, como el el caso del diablo de Cumaná, involucra participantes y observadores en torno a una historia particular y la tradición regional. En este caso, el colectivo es el benefactor y progenitor que a menudo reafirma valores comunales, sistemas de jerarquías y organización que repiten y aveces invierten sistemas regionales de política regional. No obstante, bien se trata de un diablo solitario o del baile colectivo de diablos, los distintos modos de producción dentro de estas acciones nos permite saber acerca de los problemas, las culturas y la sociedad en el que ellos aparecen.

Dentro del grupo de investigación de los diablos festivos, la iniciativas de investigación han buscado desarrollar un mejor entendimiento de los que estas acciones nos pueden decir. Estamos en proceso finales de edición y publicación de un libro que tendrá más de una docena de ensayos que exploran la relación entre estas acciones de los diablos y cuestiones como el mercado y los productos, el sexo, la raza, el transnacionalismo y la religión. También hay en marcha eventos en lo que los estudiosos, investigadores y profesionales podrán tomar parte y en los que podrán colaborar. Una de esas iniciativas es este sitio web, que fue propuso por primera vez en el año 2009 durante El Encuentro Hemisférico en Bogotá, y que ahora es posible gracias a la  financiación del Instituto Hemisférico durante el año 2010.

Los invitamos a comentar y compartir su propia experiencia con los demonios de las fiestas populares. El blog está abierto a participantes que se inscriban como miembros y es una de las muchas maneras de ampliar el debate entre los asistentes a las fiestas, profesionales, académicos y artesanos. La página del calendario está diseñada para proporcionar un foro para los miembros del grupo de investigación de diablos festivos, así como para el público en general que esté interesado en asistir a los eventos y las fiestas. Los practicantes y organizadores de los eventos y fiestas pueden publicar noticias a través del formulario que se encuentra en esa página. Las secciones del mapa y los perfiles que encontrarán en  este sitio ofrecen recursos de información en general que abarcan por lo pronto sólo algunas de las fiestas y diablos festivos en el hemisferio americano. Hay cientos si no miles que tienen lugar en todo el mundo. Esperamos por lo pronto que dentro de las áreas con las que estamos familiarizados, podamos comenzar a tomar en serio estas actuaciones como cuestiones indispensables para comprender la condición humana.

 

-Angela Marino
 Editora del Website



Acerca de
Work Group Members